La Gran Cuadratura o Gran Cruz Cardinal.

   En la actualidad se está produciendo una Gran Cuadratura en signos cardinales. Por eso mismo, quiero poneros aquí la opinión de dos autores sobre esta configuración. Sobre su dinámica energética y como influirá en las personas que nazcan. Por un lo que opina Bill Tierney:

La Gran Cuadratura se forma técnicamente cuando dos oposiciones se cuadran, creando una amplia configuración de cuadratura en la carta. Desde un punto de vista ideal, los cuatros planetas se ubicarán en la misma cualidad. No es un esquema común en astrología, aunque no es tan raro como el Gran Sextil. A menudo se la considera una configuración difícil, puede ser muy restrictiva y autolimitadora para aquel individuo que muestra poca capacidad de autodisciplina y moderación. Deberá luchar bajo condiciones frustrantes, de su propia hechura, que lo forzarán a saber dirigir adecuadamente sus energías vitales, en caso contrario, correrá el riesgo de dispersarse y perder fuerzas (en especial con la Gran Cuadratura Mutable). A medida que se concentre en cómo utilizar mejor su poderoso campo de energías, irá descubriendo su reserva de fuerza interior. 
Si esta configuración se administra mal, la vida parecerá llena de inarmonías internas y de tensiones que crearán situaciones externas cargadas de responsabilidades y de aprietos. Dado que una Gran Cuadratura está compuesta por cuatro de las mismas, creará un sentimiento interior de fricción, esfuerzo, y presión. La convergencia dinámica de fuerzas generadas puede brindar la cantidad necesaria de combustible psicológico requerido para sentirse monopolizado por un estilo de vida de propósito definido. Como sea que la Gran Cuadratura está compuesta también por dos oposiciones, permite desarrollar una percepción mayor de las relaciones sociales. Estas oposiciones ofrecen la perspectiva, el equilibrio, y la estabilidad necesaria para llegar a una armonía interna. O pueden crear conflictos en las relaciones que provoquen antagonismo y desavenencias, trayéndonos energías negativas a través de las acciones ajenas. Mucho dependerá de las decisiones del individuo y de la forma en que resuelva este complejo dilema. La Gran Cuadratura ejercerá una gran influencia en un sentido o en el otro. Sugiere la presencia de complicadas y cruciales lecciones kármicas que responderán a la cualidad, ya las Casas que ocupen los planetas implicados.
Esta configuración parece operar más fácilmente cuando el individuo se ocupa de asuntos de naturaleza enérgica, vigorosa, y activa. La tensión de las cuatro cuadraturas incrementa el temperamento de por sí impaciente y dogmático de esta cualidad. Llevarán al individuo a iniciar acciones precipitadas, aunque poco cautas. La agitación lo empujará a estar siempre activo, pero el exceso de energía no lo dejará terminar lo que haya comenzado impulsivamente. Iniciará los proyectos con un grado de empuje e impulso superiores a la media, pero carecerá de la constancia necesaria para concluir lo empezado. Las dos oposiciones indican que los demás le obligarán a que sea más controlado, confiable, y consistente. Aunque opte por resistir abiertamente las presiones para disciplinarlo y haga lo que desea, rara vez tiene una idea definida y funcional de lo que quiere. 
Las oposiciones cardinales nos previenen que la cooperación y la consideración hacia los demás son determinantes para que se puedan cumplir con éxito nuestros objetivos. Primero debe aprender a compartir gustosamente las actividades de los demás ya cultivar la sociabilidad, luego lo ayudarán a lograr sus metas. Aprendiendo a controlar su tremenda reserva de energías ya utilizar su sentido común en lo que emprenda, podrá evitar las trampas usuales de esta Gran Cuadratura (que son la impetuosidad, las acciones temerarios, la elección equivocada del momento, la confianza exagerada en sí mismo, y las confrontaciones directas con los demás. También puede indicar una propensión a los accidentes debido a la impulsividad, especialmente si Marte y/o Urano forman parte de la configuración). En general, mostrará una sobredosis de empuje, impulso y agresividad. La ambición para triunfar es muy fuerte, así como la vena competitiva que le asegurará el éxito en el campo al que se dedique con tesón. Si no recapacita sobre sus impulsos naturales creará con facilidad desorden y un ambiente de nerviosismo. Será una encarnación significativa llena de crisis y de relaciones cambiantes que le exigirá acciones rápidas y decisivas. A nivel físico, la vida será extenuante. 
Aunque a menudo se verá frustrado por los obstáculos que bloquean su acción directa en la expresión de sus necesidades conscientes, el individuo aprenderá con el tiempo a aplicar su temperamento emprendedor, obcecado con mayor persistencia para sortear un objetivo significativo por vez. Esto le exigirá reprimir su hiperactividad natural y aprender a ir más despacio. Las lecciones importantes de la Gran Cuadratura Cardinal son: el desarrollo de la paciencia, la serenidad interior, el aguante, la firmeza, y el aprendizaje de cómo organizar mejor el tiempo y la energía. Sin estas cualidades, esta persona tiende a precipitarse en nuevas actividades antes de que los proyectos presentes puedan florecer por completo. Debido a la falta de planeamiento, no puede alcanzar sus logros. Cuando actúa muy prematuramente o con demasiada urgencia, sus acciones no producen resultados satisfactorios. Tiene mucha energía para quemar, pero sin centrarse, sólo provocará destellos de corta duración que morirán con rapidez. (Douglas Fairbanks, Jr., Mickey Mantle).

Por otro lado lo que opina Tito Maciá:

La Cruz Cómica en una figura formada por cuatro cuadraturas ligadas entre sí, formando un gran cuadrado con dos oposiciones centrales formando una cruz. Las cuatro cuadraturas y las dos oposiciones nos hablan de una posible congestión de energías, de sobreesfuerzos o en contrapartida retenciones importantes. En los armónicos 2 y 6 se transforma en oposición anunciando serias dificultades para la integración, inconvenientes para sentirse compensado y falta de percepción de las oportunidades de la vida. En los armónicos 3, 5, 7 y 9 se repite la figura original quedando el significado de estos armónicos sujetos a bloqueos o sobreesfuerzos. Sin embargo en el 4 aparece como una conjunción denotando aquí su mejor valor y mayor fuerza; indica un potencial extra en la capacidad de lucha y resistencia , un gran aguante ante las adversidades y una excelente capacidad de esfuerzo.

Esta Cruz está formada por dos T Cósmicas, por ello representa una doble carga o atadura. Suele ser tan poderosa y determinante esta configuración, que en muchísimos casos sincroniza con estados de pérdida de libertad o de ataduras muy severas o penosas, fuente de pesares, malestares y excesiva dependencia de otros. Aunque es muy cierto que se relaciona con pérdidas de libertad, no es un dato exclusivo o totalmente determinante para que se produzca en todos los casos. En ocasiones, la pérdida de libertad o la sobrecarga es provocada por el entorno social o familiar; hijos con deficiencias, padres a los que se debe ayudar, negocios severos o trabajos que obligan a un esfuerzo superior a la media. Generalmente no llegan a hacer realidad sus ambiciones o proyectos, no pueden impedir las envidias que desatan sus éxitos y durante años pueden sentirse marginales.

Esta forma celeste no aparece en casi ningún personaje popular, de lo que se puede deducir que es un rasgo de impopularidad o de falta de aceptación por el entorno social. Posiblemente es un síntoma de marginación o falta de reconocimiento social. Este rechazo puede provocar una lesión en la auto estima y la dignidad personal. Quizás no sea una figura favorable para las cuestiones mundanas, pero puede ser una gran ayuda para progresos espirituales, interiores o personales.

Tagged , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.